23 Jun 2022

Colombia

Highly enjoyable, with tight rhythms and excellent production, well worth a listen. -marazul

'Romperayo reunites percussion heavyweights Pedro Ojeda from projects such as Los Pirañas, Frente Cumbiero, Ondatrópica and Chupame El Dedo (also on discrepant), on drums, percussion and timbales; Eblis Alvarez from worldwide acclaimed bands Meridian Brothers and Los Pirañas, on samplers and synths; Ricardo Gallo, virtuoso organist and pianist on synthesizers and Juan Manuel Toro, renowned bassist and composer, on bass.
As a sound Romperayo is a fast moving musical journey through Colombian tropical folklore, a mischievous and modern interpretation of the up-tempo rhythms of 'Descarga' and the psychedelic sounds of '70s cumbia. By cleverly incorporating urban sounds and sampling techniques into the tropical music of the past decades, Romperayo embodies Colombia's modern folklore scene.'


A Laboratory In My House: An Interview with Romperayo's Pedro Ojeda

By Ellen Gordon

Percussionist Pedro Ojeda has been involved with many groups that form part of the current alternative music scene in Colombia; Frente Cumbiero, Meridian Brothers, Sidestepper, Chúpame el Dedo, to name a few. Now he leads Romperayo, a project that offers an explosive and eclectic musical expression of Colombian and Latin American popular culture. He also plays as part of Los Pirañas, El Ombligo and El Leopardo, a new electronic project with Daniel Broderick. We talked to this busy musical bee from his house in the traditional Bogotá neighbourhood of Teusaquillo, the namesake of their first album El Original de Teusaquillo.

How did Romperayo begin?

Romperayo started as a kind of project, a laboratory in my house. Taking vinyls and experimenting with them. I took so many influences from Colombian rhythms and melodies, but also from Perú, Ecuador, Panamá… composing music inspired by the repertoire of recorded Colombian music. Mostly music from the 50s, 60s and 70s… the 80s not so much. The older the better. That’s how it started. I started using analog synthesizers that are very simple, very lo-fi, and really interesting to experiment with. So I started working on that alone at home, and when I had some music composed I got some friends together to play it live, and from there we started to record.

Is the synthesizer the reason that Romperayo’s music sounds like it could be from a few years back?

Yes exactly. Because it’s analog, it’s just like they used in the 70s. There was a boom of synthesizer use all across the world, in rock music for example, but there was also a lot of experimentation in Latin America. Its like a nod to the old-school. I personally love old discs, the sound of vinyls from the 60s and 70s with everyone playing at the same time, recorded on tape. It’s a different way to conceive and record music. In our tracks we try to emulate this sound.

You are in a lot of groups at the moment. Is it difficult to divide your time?

At the moment I’m in three [groups], I was in so many but I had to prioritise. It’s not difficult because with Romperayo we play my compositions, in a certain way I lead the group. The other musicians more or less follow the idea that I have but we have musical chemistry that works really well.

On the other hand in Los Pirañas we are a trio and we compose by improvising. We really like improvising, for our records and live. From these improvisations our songs start to come out. Its more like music of the moment. Stuff that comes out through improvising sticks, and when we listen back to our recorded sessions we know how to do it for the next time.

I’m also in a project called El Ombligo which is much more based on improvisation, and its more connected to free jazz. It’s less focused on the dance floor, unlike Romperayo and Los Pirañas. I’m also working with Danny Broderick in El Leopardo helping him with percussion, synthesizers and various things…

You try to include so many genres of Colombian music into Romperayo’s songs, how does this process work?

Firstly it has been a process of study. I’ve studied the rhythms, and also the records. I’ve travelled to traditional music festivals to try and find that particular feel. We’ve been in a kind of educational process composing music with these different rhythms, but it has also been a really fluid process and not at all forced. The musical language of the streets and small towns is what inspires us to create and play in this way that is so free and easy.

The names of your songs stand out a lot. Can you explain where they come from a bit?

Well they come from all over, a large part from records and Colombian discographic history. Tropical and traditional music has never been serious, academic music. There is always a game, humour, a double meaning. I get inspiration from names of songs, names of groups and a lot of the time when I compose a song It’s a nod to an older song… all kinds of stuff. There are also influences from Colombian writers or film directors such as Victor Gaviria. He is a great director from Medellín and he made books about the stories of people living in the poor neighbourhoods of the city such as El Peladito Que No Duró Nada. It has a hilarious glossary at the end and some of the names come out of there. It’s a mix of everything, of popular Colombian and Latin American culture.

Your songs never have words, why do you like doing instrumental songs?

Instrumental music takes you on a very special trip. I made songs with words for many years, and I respect that. However with this format in Romperayo and Los Pirañas we have no singer, no frontman. The band doesn’t have to validate itself next to a singer. There is more importance given to the music than to the singer or the words… to the sound. The names of the songs can be about anything and for me it is a political act creating instrumental music. It is putting the music first. Right now we are really focused on this, making instrumental music for the dance floor to connect with people not through words or a frontman or a show but through the music.

None of you are from Teusaquillo right? So why do you have an album called El Original de Teusaquillo?

I don’t think we are no… I’d have to ask. The formation of Romperayo has changed a lot. I’ve been in Teusaquillo for ten years, but the road here just in front of my house has been a really musical street. When I arrived here the guys from La Mojarra Eléctrica lived there. They are really good friends; we were in Cuba together. There was also Jacobo Velez from La Mambanegra. From then on I had a real connection with Teusaquillo. It has been a neighbourhood that is really connected to music. The name of the neighbourhood is indigenous, and it has a really nice sonority… and from that came the album I suppose!

What is next for Romperayo?

Next Monday we are starting a tour of Brazil. Brazil is truly amazing and for Colombian music it’s a fairly untouched market. The two countries are so connected rhythmically but we still haven’t exploited that connection. In June we are going on tour in Europe for a month and a half around various festivals. They are really cool festivals with great curation. I love seeing so much music especially from Africa, but from around the world.

We’ve just finished recording some songs in the studio of a really good friend who records on tape with only eight channels. It’s a really simple, organic, raw, and more sincere recording process. We also made a videoclip which will come out soon with those songs.

What is Romperayo’s message for the world?

We want to show the importance of digging and finding things in the barren lands of our culture. The pressure from society is so strong that people arrive so easily to the motorways of culture, to the mainstream. Everything points you there, and from there is is very difficult because the content is so small and so limited. The invitation is to leave these mainstream avenues and to try and find the barren lands, of which there are so many in our culture, where you can really stick your hand in and get something interesting out.


Spanish

Romperayo te va a partir en dos con su nuevo LP

Pedro Ojeda respondió pedagógica y quirúrgicamente la entrevista que le hicimos. Se siente el amor.

Por María Esther Gutiérrez

Romperayo es una de las bandas más hipnóticas que tenemos ahorita en Colombia.Pedro Ojeda, el baterista de otros grupos importantes de la nueva ola del psico-tropicalismo (Los Pirañas, Frente Cumbiero, Chúpame el Dedo, Los Curas Rebeldes,Sidestepper) comanda esta nave semi-espacial que con sampleos, sintetizadores, órgano y percusiones incesantes, te traslada hacia una de las fiestas más lisérgicas de tu vida. Eblis Álvarez, Juan Manuel Toro, Ricardo Gallo rompen el rayo junto a este cura rebelde. Como en un ritual de posesión haitano, cuando la banda toca en vivo, no es posible racionalizar sonidos, sino sentirlos hasta llegar a un trance. Romperayo te va llevando por un recorrido introspectivo hacia las raíces de la cultura colombiana, en el camino encuentras las músicas tradicionales de este país, y también otras músicas latinoamericanas y africanas, que se encuentran con la psicodelia y la sabrosura protagonizadas por la percusión. Géneros como la cumbia, el mapalé, champeta, compas, souk, vallenato, descargan la fiesta aún sin electricidad.

Romperayo es, sin duda, uno de nuestros secretos más exportables, al grado de que este próximo 28 de agosto, estrenará un LP homónimo de la mano de la disquera inglesa Discrepant Records. La portada está a cargo de Mateo Rivano –DJ Barbaroja– parcero de todo este parche, quien se fajó una portada por demás alucinante, como el resto de sus trabajos.

Para dar inicio a este fin de semana de fiestas y festivales, estos manes se estarán presentando en el marco de Off The Rock hoy, jueves 13 de agosto, en LaTora 4 Brazos junto a Boom Full Meke. Todos aquellos que quieran unirse al ritual, deberán asistir.

Y para todos los que, como yo, quieren saber más de música, le hice una entrevista que fue respondida pedagógica y quirúrgicamente por Pedro. Se siente el amor.

Aquí va la clase:

Del disco que van a lanzar el 28 de agosto escuchamos "Alegría por un zumo de naranja". ¿Qué más trae este nuevo álbum?

Este nuevo álbum es una compilación de tres trabajos diferentes de Romperayo: del primer disco que se llamó El original de Teusaquillo, que es un trabajo más de solista, el cual realicé acá en mi casa, en un estudio casero, muy basado en la electrónica, en el sampleo y en minimalismo, hay dos temas que son "Dando vueltas en Ovni" y "Tuntuna rebajada", que es un homenaje a la cumbia rebajada de Monterrey, en México. También hay temas del segundo disco que se llama Descargas Pintorescas, que es un disco que suena muy en vivo porque se grabó en bloque en el estudio Audiovisión, ahí nos metimos dos días y grabamos doce temas todos juntos en cuarteto, o en quinteto a veces, porque hay saxofón y clarinete; fue grabado por Ricardo Gallo, Eblis Álvarez, Juan Manuel Toro y Marco Fajardo. De ese disco, Descargas Pintorescas, hay como unas siete canciones en este LP Romperayo, que sale con el sello inglés Discrepant Records. También hay temas de un próximo proyecto que aún no se ha publicado –y que vendría siendo como el nuevo disco de Romperayo–, se llama Los Curas Rebeldes, es un proyecto paralelo que he venido desarrollando también acá en mi casa y también está basado en el sampleo y la música electrónica, de Los Curas Rebeldes hay como tres temas en este disco.

Me llama mucho la atención los nombres de las canciones de Romperayo, son crudos, pero graciosos, como si alguien te picara la barriga que da risa, pero incomoda. Son como títulos de historias o de historietas. ¿Me podrías contar un poco del por qué de estos títulos? ¿Qué te propones al pensarlos así?

Los títulos de las canciones salen de muchas fuentes, muchas de ellas son de los mismos vinilos y discos que nos encontramos. Digamos, antes había como una estética muy particular en la música y en la música tropical, principalmente, con respecto a los títulos de los álbumes y de las canciones. Muchas de las canciones de Romperayo son guiños a otras canciones de la música tropical colombiana y del repertorio colombiano ¿sí? Por ejemplo, títulos de canciones como "El Culebro Casanova" de los Meros Recochanboys o La Banda 20 de julio de Repelón, Pedro Laza, Juancho Polo Valencia, que tiene unos títulos muy chéveres y como que trabajaban la lírica desde una parte muy interesante. Otra forma de pensar los nombres de las canciones es a partir de shows de televisión como El Show de Jimmy y películas como Rodrigo D no futuro o documentales de Mayolo y Luis Ospina como Agarrando Pueblo y Un Tigre de Papel . A veces salen como de leer cosas o situaciones graciosas, de pronto en libros como elPelaito que no duró nadao en el periódico. Otros han salido de palabras que tienen cierta sonoridad, que de pronto muchas veces no van juntas, pero que cuando se ponen juntas dan como una sonoridad graciosa o situaciones ilógicas también y de utilizar palabras que están un poco en desuso, pero que todo el mundo conoce ¿no? Es buscar un poco eso también, recuperar palabras de nuestro argot popular, que no se utilizan tanto o por lo menos no en estos tiempos.

¿En la música de Romperayo, se escuchan muchas referencias que en este momento para mí son indescifrables, porque las desconozco, podrías hablarme un poco de tus ritmos y géneros favoritos, y cuáles componen tus canciones?

Bueno, pues las referencias, los ritmos y géneros que componen las canciones de Romperayo están muy basadas en la música grabada tanto en Colombia como en Latinoamérica, entre los años 40 y los años 70, con un enfoque hacia el sonido sesentero y setentero de la música tropical tanto colombiana como centroamericana y peruana. En ese sentido, digamos que entran todos los ritmos y todos los discos de cumbia y de acordeón de artistas como Aníbal Velázquez, Los Corraleros de Majagual, la psicodelia barranquillera y los ritmos de la costa Atlántica colombiana de grupos como Irene Martínez y Los Soneros de Gameros, Son Palenque —que es un grupo insigne de San Basilio de Palenque— o el grupo Wganda Kenya; los ritmos afrocaribeños como la música haitiana y la música de Nicaragua como el palo e' mayo, el compas, el souk, la música de Cuba, de Republica Dominicana, todo eso que también se conecta mucho con los ritmos de la costa Atlántica. Por otro lado, tenemos una fuerte influencia de los ritmos del Pacífico colombiano con bandas como Peregoyo y su combo Vacaná, que fue una banda que grabó música del Pacífico colombiano en los años 70, pero en un formato más moderno: con guitarra eléctrica, bajo eléctrico, batería, timbales y vientos. Y por último, hay una influencia muy grande del afrobeat, música africana de los 60 y 70, afrorock y de la música de Nigeria, de Benín y de Ghana; todos estos países que tuvieron este tipo de escuela.

¿Cuál ha sido el enfoque que le has dado a tu investigación musical? ¿Cuál es la columna vertebral que le ha dado estructura a tus proyectos musicales en general?

Bueno el enfoque que le hemos dado —porque ha sido un trabajo muy en colectivo con otros músicos como Mario Galeano, Eblis Álvarez, Teto Campo, Juan Manuel Toro, Ricardo Gallo y John Socha— ha sido basado en la músicas tradicionales colombianas, pero también músicas tradicionales de todo el mundo incluyendo África, todo Latinoamérica y las música campesinas e indígenas. Sin embargo, algo que ha sido la columna vertebral de los proyectos, es el enfoque hacia la música grabada en vinilo en formatos como 78 rpm, 33 rpm y 45 rpm, que son los tres formatos del vinilo. Digamos que en ellos se encuentra gran parte de la historia musical del mundo y, por lo menos en el territorio nacional, es mucha la música grabada que no se pasó al CD ni al digital. En los vinilos, a mí modo de ver, está la riqueza tanto melódica como rítmica de toda la música colombiana grabada, entonces han sido una parte muy importante porque con ellos también hemos trabajado mucho con las tecnologías del sampleo para componer canciones, hacer nuevos ritmos y nuevos beats. Por otro lado, hay otra columna vertebral que ha sido la escuela de los festivales tradicionales en Colombia como el festival Petronio Álvarez, que es de la música del Pacífico, en Cali; el festival del Porro de San Pelayo y San Jacinto, el festival de allá. Estos festivales han sido una buena fuente de inspiración y de aprendizaje.

Me gusta mucho que la energía que le impregnas a tu música, sobre todo en vivo, no sólo se siente desde los golpes que le das a la batería y a los timbales, sino también en tu corporalidad en general. Me pregunto ¿qué sientes cuando tocas? Parece que bailas, ¿Por qué te mueves así?

Pues, digamos que trato de conectarme mucho con el ritmo, con la danza y con el pulso de la tierra. El golpe del tambor es como un llamado, ¿cierto? Digamos que en la cumbia tenemos el "llamador", el tambor que llama y es un llamado hacia la tierra, a conectarse con ella y con ese pulso de la madre tierra, del planeta y de todo el cosmos, conectarse con ese pulso vital, que es también el pulso de nuestro corazón. Me parece que en la música es muy importante tratar de entablar esa conexión y esa comunión con la tierra y con la danza. Yo lo veo como algo muy tribal, como un rito casi. Me gusta ver la música como algo muy minimalista, encontrar esa conexión con base en el minimalismo y a partir de eso ir creciendo, pero sobre todo nunca perder esa conexión del pulso y del ritmo vital que todos tenemos.

Romperayo – Romperayo

Label: Discrepant – CREP20
Format: Digital, Vinyl, LP, Album
Country: UK
Released: Aug 28, 2015
Genre: Electronic, Latin, Folk, World, & Country
Style: Cumbia, Descarga

1. Alegria Por Un Zumo De Naranja Con Panela 3:30
2. Tuntuna Rebajada 4:01
3. El Del Moño Rojo 4:24
4. Icoro Palenquero 4:19
5. El Lamento De La Burra 3:14
6. Tradicion Destructiva 2:25
7. 17 Tazas De Cafe Por La Mañana 4:11
8. Dando Vueltas En Ovni 3:52
9. Anibal, Vuelvelo A Meter 4:34
10. Afterparis En Colegios 4:36
11. Diadema Para Catalina 2:24
12. La Linerna Del Repele 3:07

Credits
Artwork – Mateo Rivano
Bass – Juan Manuel Toro
Drums, Percussion, Timbales – Pedro Ojeda
Synth, Sampler – Eblis Alvarez
Synthesizer – Ricardo Gallo